Transitar al siguiente nivel educativo de la mano de una ETE

Planificar el ingreso integral del estudiante de educación parvularia a primer año de educación básica es lo que pretende la “Estrategia de Transición Educativa”, ETE, de la cual se habla muy poco todavía, a pesar de que es una importante temática que desafía a educadores y comunidades educativas, a diseñar, implementar y evaluar estrategias que anticipen a los párvulos al hito que representa su ingreso a primer año de educación básica.

Para definir una ETE, es necesario considerar el decreto 373 publicado en 2017, que establece principios y definiciones técnicas para la elaboración de una Estrategia de Transición Educativa para los niveles de educación parvularia y primer año de educación básica, desde una mirada sistémica e inclusiva que resguarde las características propias de la niñez, su desarrollo y aprendizaje. La Estrategia debe contener objetivos, acciones, evaluaciones y una organización basada en las dimensiones de los Estándares Indicativos de Desempeño para los establecimientos educativos y sus sostenedores.

Si a ello consideramos que, las Bases Curriculares de Educación Parvularia MINEDUC (2018) en su capítulo fin y propósitos de la Educación Parvularia, precisan que los educadores deben favorecer la transición de la niña y del niño a la Educación Básica, propiciando el desarrollo y aprendizaje de habilidades, conocimientos y actitudes necesarias para esta trayectoria educativa; nos preguntamos ¿por qué no estamos favoreciendo la transición de los niños/as si es parte de un objetivo fundamental del nivel de educación parvularia?, ¿Será que existen otras iniciativas de mayor importancia y prioridad en el sistema educativo que anulan una ETE?

Un aporte frente a esta necesidad, es el módulo de autoaplicación de ETE que se ofrecerá a los equipos educativos de las escuelas municipales de la comuna de Padre Las Casas, compuesto de una síntesis del decreto 373, un taller teórico práctico, un díptico informativo para la comunidad educativa y una pauta de apoyo para el diseño de una o más ETE. Lo anterior, busca ser un medio para la concreción de este desafío, que sin duda favorecerá la futura escolaridad de los párvulos al momento de transitar al siguiente nivel educativo y a su trayectoria educativa que consta de principios y definiciones generales que se regulan en el decreto antes mencionado.

En este momento nos preguntamos, ¿Cómo podemos implementar una Estrategia de Transición Educativa? o si ¿esta estrategia requiere del diseño de un plan o instrumento de gestión educativa? De acuerdo al decreto 373, la ETE se debe materializar en las acciones que se generen en los Planes de Mejoramiento Educativo (PME) de cada escuela, y en coherencia con la misión y visión del Proyecto Educativo Institucional (PEI), permeando de esta manera el curriculum educativo. Al llegar a este punto, sólo resta invitar y desafiar a los educadores de ambos niveles educativos a conformar una comunidad profesional de aprendizaje (CPA) que trabaje colaborativamente, reflexione, profundice conocimientos e inicie el diseño de una/s ETE, puesto que ¡ETE llegó para quedarse!